23 de abril de 2010

Fin de semana más rural




¿Cómo puede ser?



Es fácil, cuando vives en un pueblo de 3800 habitantes, y te vas de fin de semana a uno de unos 70 habitantes, está claro que el fin de semana es más rural que de costumbre.



Estuvimos el sábado en el Nacimiento del Río Cuervo, aprovechando la cercanía ( a una hora en coche) y estaba realmente espectacular, gracias a la cantidad de agua caída en este largo invierno. Así que desde aquí os animo a que si tenéis la posibilidad de acercaros a un entorno natural relacionado con el agua no lo dudéis este es el año de verlo en su máximo esplendor.



Respecto a los avances de MiniJu en las actividades de casa (no me atrevo a llamarlo escuela del hogar de homeschooling)está mejorando mucho su psicomotricidad fina, para prueba unas canicas y anillas (de cortina para ser más exactos):


Anoche después de cenar con los ojos medio caídos vio las canicas e insistió en jugar con ellas, para mi sorpresa aprendió a verter, yo lo había dejado por imposible, por el momento, ya que no la veía realizar los movimientos de muñeca de giro, cuando come prácticamente va recta la cuchara, yo la tengo que ayudar cargando la cuchara y ella me la coge y se la lleva a la boca.

Pero ayer vacié el bote de las canicas en el vaso y ella repitió tal y como se ve en la imagen.

El ejercicio de las anillas cuando empecé a enseñárselo pensé que me había adelantado y que no iba a ser capaz, pero después de tres intentos consiguió meterla en el portarrollos.

Quiero aclarar un punto básico de la teoría Montessori que llevo a la práctica siempre, sólo insisto en enseñarle algo cuando ella me presta atención, sino recojo la actividad y hacemos otra cosa. Si no está preparada lo noto porque pierde la atención en aquello que le estoy enseñando, pero cuando le gusta lo intenta, y si no le sale, me lo devuelve para que se lo vuelva a enseñar, y seguimos hasta que ella quiere.

Es realmente increíble la recompensa tanto para mi como para ella, cada vez que logra realizar una tarea nueva se la ve muy concentrada y cuando la controla realmente se alegra e incluso la interrumpe para abrazarme y luego continua. Por eso no hace falta que la diga que lo está haciendo bien, porque ella lo sabe, igual que no es necesario decirla que lo hace mal.

Hace poco lei que tan perjudicial es castigar como alabar, porque hacemos que la autoestima del niño sea totalmente dependiente de nuestras reacciones, de tal manera que si cada vez que un niño hace algo le valoras (ya sea positiva o negativamente) lo que pasará es que llegará un momento en que necesite esa valoración externa para poder seguir, no tendrá confianza plena en su obra hasta que no venga alguien y le diga ¡Qué bien lo has hecho!

Todo ello no significa que yo me quede con cara de póker cuadno MiniJu realiza alguna actividad, simplemente sigo una rutina de aprendizaje en tres pasos o fases, (he intentado buscar un link que lo explique mejor pero no he sido capaz de encontrarlo). Las etapas de la actividad son las siguientes:

1º Presentar la actividad y contar lo que vamos a hacer

2º Hacer la actividad

3º Dejar el material a MiniJu para que lo haga

En este punto pueden pasar varia cosas:

1.- MiniJu lo intenta y lo hace, entonces continua haciéndolo hasta que decide hacer otra cosa.

2.- MiniJu lo intenta y no lo consigue, si me lo devuelve vuelvo a hacer los pasos 2º y 3º; hasta que ella quiera.

3.- MiniJu lo intenta y hace otra cosa distinta, repito pasos 2º y 3º, si sigue haciéndolo a "su modo" yo sigo haciéndolo al mio, hasta que cambie de actividad, a no ser que este haciendo algo no apropiado, que le retiro la actividad.

Ejemplo práctico: MiniJu y yo estamos leyendo un libro ("Amarillo" Proyecto Cocorolos Ed. Santillana)

- Aquí esta el sol, esto es el sombrero, y este es el niño

- ¿Puedes decirme dónde está el sol?

- MiniJu señala el sombrero

- Este es el sombrero, este es el sol y este es el niño

-¿Donde esta el sol?

Asi continuamos hasta que lo diga bien o hasta que ella pase la página o se baje de mis rodillas :)

En ningún momento la corrijo ni la premio, pero tampoco me quedo impasible a sus reacciones.

Cuando le retiro la actividad le dejo los materiales a su alcance para que cuando la quiera hacer otra vez lo coja ella sola y lo haga. En un principio pensé que esto sería lo má difícil de seguir, pero realmente es lo más beneficioso, porque desde que comenzamos el tiempo en casa es mucho más entretenido para ella y para mi!

Por cierto, también ha conseguido una de las grandes metas del desarrollo ANDAR!!!

No hay comentarios: