4 de marzo de 2010

Reaparición

Pues si, mi intención no era abandonar este barco de la blogosfera, pero entre unas excusas y otras asi ha sido.
Mi vida gracias a todas las elecciones que voy haciendo cada vez es más completa, y con eso me refiero a que cada vez tengo menos huecos que llenar, y es que mi tiempo se fracciona en: ser mamá (lo más mejor), ser trabajadora, ser craft adicta y ser universitaria y ser... cada vez más cosas.
Creo que este es el principal problema, que quiero ser/hacer muchas cosas, sufro de exceso de motivación, no se si este sera un diagnóstico muy fiable, pero creo que la mayor parte de mis brotes casi psicóticos de mal humor se debe a esto: quiero y no puedo.
Por suerte para mi, y sobre todo para los de mi alrededor, la mala lactosa se me pasa, y vuelvo a la realidad, ahora que Mini Ju me demanda más autonomía, he de ofrecérsela y aprovechar el tiempo que me regala.
Desde hace una semana o dos ya merienda sola, al principio me quedaba con ella, pero comenzaba a jugar con la comida y conmigo, ayer me di cuenta que era mucho más efectivo (y aprovechable) que yo hiciera otras cosas (nada interesante, doblar la ropa limpia) y ella me pudiera ver mientras, total que ella se lo pasó pipa, porque siguió jugando con la comida, pero también terminó por comérselo todo, y es que a pesar de ser una bebé de 15 meses cada día me enseña más que cualquier catedrático.
Tengo unos cuantos proyectos en mente, que estoy deseando enseñaros.
Por el momento os dejaré con el disfraz de carnaval que arrastró MiniJu, digo esto porque su desastrosa madre le hizo una caracola muy pesada que la impedía moverse con facilidad.
La idea del disfraz de caracol se me ocurrió porque ya que todavía no anda, pero gatea rauda y veloz, un traje que luciera en todo su esplendor, pero cosas de una madre como yo, la inspiración tardó en venir, y en resumen el traje se lo hice la noche anterior cuando se acostó, por lo que las medidas no eran ni mucho menos cercanas a la realidad, cuando se lo conseguí probar, ella ya se lo había puesto en la guarde, y fue cuando me di cuanta que mi ojo no es de "buen cubero" será de buena "capachera" (que viene de capacho que es más grande, como me suelen salir a mi las cosas, XXL.



Está visto y comprobado que también el photoshop es una de mis asignaturas pendientes:

1 comentario:

eva dijo...

esto no me lo habías contado.
es genial.
de verdad, qué te queda por hacer? eres lo más.
nos vemos este finde.
besos